MALVINAS - Londres furioso por decisión de Cristina Fernández

Gratuit
Recevez toutes nos informations et actualités par Email.

Entrez votre adresse email:

EL CONFLICTO AHORA TIENE RAZONES ECONÓMICAS: PETRÓLEO

Antecedentes. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, firmó el
martes un decreto que obligará a solicitar un permiso especial a todos
los buques que pretendan transitar en las aguas argentinas.

Londre.- La exigencia argentina de ejercer control directo sobre la navegación desde el territorio continental hacia las islas Malvinas generó temores de un conflicto en torno a los recursos energéticos en el Atlántico sur, con Gran Bretaña reaccionando furiosa ayer miércoles, diciendo que Buenos Aires no puede tomar tal decisión.

Gran Bretaña triunfó en 1982 cuando los antiguos antagonistas libraron una guerra por la soberanía sobre las islas. Estaba en juego el orgullo nacional, junto con los sentimientos heridos de la era colonial y la lealtad de los propios isleños.

Esta vez, el enfrentamiento es por algo más tangible: el control de importantes reservas de petróleo y gas que podrían generar miles de empleos y miles de millones de dólares en las próximas décadas.

El ministerio del Exterior sostuvo que Argentina no puede controlar las aguas territoriales en torno de las islas, que Gran Bretaña llama “Falklands”. “No tenemos dudas sobre nuestra soberanía sobre las islas Falkland y tenemos muy claro que el gobierno de las islas Falkland tiene derecho a desarrollar la industria de hidrocarburos en sus aguas”, dijo el ministro Chris Bryant en un comunicado.

Bryant insistió que Londres no se dejaría provocar.

“Vigilamos estrechamente la situación, pero no vamos a reaccionar ante cada hecho que suceda en la Argentina”, aseguró.

El parlamentario Andrew Rosindell, secretario de la comisión encargada de las islas, dijo que sería peligroso hacer caso omiso de la provocación argentina.

“Cualquier intento de la Argentina de reclamar cualquier tipo de derecho soberano sobre la región es algo que debemos tomar muy en serio”, dijo. “No creo que debamos apaciguar a Buenos Aires, ya vimos la vez pasada lo que sucede”. Sin embargo, dijo que un nuevo conflicto militar es improbable porque Argentina sabe que no puede enfrentar con éxito a Gran Bretaña, que patrulla esas aguas con buques de la Marina Real.

  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »